Del Drama al Abrazo en la Pareja (parte 2)

Decía en el post anterior, que gran parte del conflicto en la pareja proviene de no saber como funcionamos a nivel del apego, necesitamos sentir que nuestro vínculo es confiable y seguro y constantemente pedimos pruebas de ello. Es común que en las relaciones de pareja uno reclame constantemente la presencia y atención del otro y que éste huya o se desconecte ante el reclamo.

Aunque no lo creas, estos dramas son la oportunidad perfecta para decidirnos a resolver antiguas heridas y carencias, para ir más allá de nuestros patrones habituales.


Salvo que tu verdadera vocación e intención sea la de convertirte en un monje o monja célibe, es un hecho que la solución no está en tratar de trascender la necesidad y la práctica de un apego seguro. 

No hay de otra, tenemos que reconocer nuestra necesidad fundamental de conexión y tenemos que estar dispuestos a responder a nuestras necesidades y las de nuestra pareja. Necesitamos aceptar y hablar de nuestras necesidades. Esto puede ser sumamente difícil par quienes hayan sido fuertemente rechazados o traumatizados, pero aunque el camino se arduo es posible y necesario. 

Debes saber que: no somos presos del pasado y de las dinámicas que ahí se generaron. Siempre podemos reconfigurarnos y por supuesto, siempre podemos hacer ese trabajo en pareja. Las personas que amamos de hecho, están todo el tiempo ayudándonos a reforzar o cambiar nuestros hábitos, nuestras relaciones configuran nuestro cerebro, literalmente. 

Necesitamos ir más allá de nuestra angustia (si solemos demandar) y màs allá de nuestro temor y desconexión (si solemos evitar). Necesitamos enviar señales claras y tranquilas de lo que necesitamos y ¡responder! a las del otro si decimos amarle. Las relaciones no fracasan porque haya conflicto, fracasan por la falta de responsividad ante el conflicto.

Es importante además, generar momentos intencionales para conectar, involucrarse. APRENDER A NUTRIR NUESTROS VÍNCULOS EMOCIONALES ES UNA TAREA URGENTE. Especialmente en un tiempo y una sociedad en la que el sentimiento de comunidad está siendo reemplazdo por la competencia, el individualismo, el aislamiento, el narcisismo y los fuertes sentimientos de separación de los otros y del Todo.

Como buscadores honestos de nuestro propio crecimiento y bienestar y/o como profesionales de la terapia necesitamos urgentemente dejar de definir como saludables a aquellos que presumen no necesitar de los otros.

Erika Jong dice: vale la pena luchar por el amor, ser valientes, arriesgar. El problema es que si no arriesgas nada, el riesgo que corres es aún mayor.»

Estoy de acuerdo. ¿y tú?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sesión 3 | Momisattva

Sesión 3 | Momisattva Mi cuenta Anterior Siguiente MOMISATTVA Prácticas transformadoras para mamás ocupadas Un curso de: Paola Abán

To access this post, you must purchase MOMISATTVA.

Seguir Leyendo »