EMPODERAMIENTO ESPIRITUAL: salir del trance

Hubo una vez una mujer llamada Klara. Tuvo tres hijos, que murieron al poco tiempo de haber nacido. Cuando vino el cuarto, Klara lo amamantó y lo cuidó obsesivamente, lo que al paso del tiempo dio como resultado que su hijo creciera lleno de paranoias y obsesiones, miedo a los gérmenes, miedo a la enfermedad, miedo a las demás personas. Por miedo y no por conciencia, el muchacho tomó decisiones como ser vegetariano y extremar los cuidados de su salud. En 1906 Klara cayó enferma de cáncer y murió un año después, a pesar de los esfuerzos de su hijo por impedirlo, a pesar también de los esfuerzos del médico que la atendió. El nombre del hijo: Adolf Hitler. El nombre del doctor: Eduard Bloch, un judío.


¿Cómo sucede que un muchacho dependiente y atestado de miedos se convierte en un hombre sumamente poderoso, capaz de impactar de manera irreversible la historia de un planeta? Así, a partir del miedo, que nos mete en un TRANCE, un estado en el que se suspende el óptimo ejercicio de las funciones mentales de una persona.

El trance es un estado que A TODOS nos visita a diario y varias veces. Se inicia cuando el organismo se siente amenazado. Todas las habilidades y defensas se encienden para buscar la supervivencia a través de mecanismos como huir o atacar. Esto es, por supuesto, un regalo de nuestra fisiología en momentos en los que necesitamos cuidar de nuestra integridad o la de los seres que amamos. ¿Has escuchado esas historias en las que una madre levanta un camión con sus manos para salvar a su hijo? ¿O en las que una persona corre a una velocidad increíble para escapar de un animal que le persigue? El cuerpo está preparado para hacer eso y más. El problema es que está DEMASIADO preparado; a la más mínima señal de peligro encendemos todas nuestras alertas y movilizamos toda nuestra energía, como si un león feroz viniera detrás de nosotros, siempre listos para atacar, huir o paralizarnos; pero el león, rara vez es un león, es a penas una persona que no nos cedió el paso en el tráfico, es a penas nuestro hijo adolescente o nuestra pareja haciéndonos una mala cara o contestando con mal tono, pero nosotros, reaccionamos desde el pánico, como si en verdad el asunto fuera de vida o muerte.

El trance se da a nivel individual, pero también a nivel colectivo. La prueba la vimos ayer… cuántos mensajes promoviendo el temor se intercambiaron en redes sociales; la pregunta es: ¿La reacción adecuada ante las situaciones que vive nuestro país y el mundo, en general, es el miedo? A cada uno le corresponde responder. Responder, que no es lo mismo que reaccionar.

La reacción viene del miedo, la respuesta viene de la conciencia, de un estado de presencia y apertura que, definitivamente, no es compatible con la agitación del terror.  Ese es el único y verdadero EMPODERAMIENTO, el que proviene de una fuente verdadera, de una fuente espiritual. #poderverdaderoes: identificar nuestros estados de trance y dominar nuestra reactividad. Como dijo el psiquiatra, Víctor Frankl, quien fuera sobreviviente de los campos de concentración:

«Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas -la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias -para decidir su propio camino. Es esta libertad espiritual que no se nos puede arrebatar, y esto hace que la vida tenga sentido y propósito.»

Cualquiera que sea la situación que enfrentes a nivel individual y colectivo, recuerda, siempre tienes una elección: «Vive como si ya estuvieras viviendo por segunda vez y como si la primera vez ya hubieras obrado tan desacertadamente como ahora estás a punto de obrar.» VF

Deseándoles un año de mucha conciencia les dejo LA TAREA TERAPéUTICA:

1. En tu día a día observa: ¿Cuándo entras en trance? ¿Qué cosas suelen dispararte? ¿Cómo reaccionas, en quién te conviertes en tus estados de trance? ¿Cuál sería una reacción más adecuada? Anótalo.

2. Este año hay que meditar, no hay más, no hay otra forma de ir cultivando el estado de presencia y calma que nos permitirá, no sólo identificar y aceptar cuando estamos en un trance, sino también dar respuestas más conscientes en nuestra vida. Si no cultivas la quietud y la presencia en alguna forma, ni sueñes con moverte en el mundo como alguien más consciente. Comienza con 10 minutos al día. Si deseas alguna sugerencia en cuanto a técnicas, con gusto puedo hacerte alguna sugerencia.

GRACIAS POR LA PAUSA QUE NOS REGALAS AL LEER. ¡Feliz Año!

Contacto: paolaabanrt@gmail.com


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sesión 3 | Momisattva

Sesión 3 | Momisattva Mi cuenta Anterior Siguiente MOMISATTVA Prácticas transformadoras para mamás ocupadas Un curso de: Paola Abán

To access this post, you must purchase MOMISATTVA.

Seguir Leyendo »