Las 5 cosas de las que te arrepentirás antes de morir

Dicen los que saben… que tener una clara consciencia de que vamos a morir algún día, puede ayudarnos a vivir mejor. Lejos de ser un acto deprimente, contactar con la certeza de nuestra futura muerte nos brinda una perspectiva particular de nuestras prioridades y propósito.

Vamos a morir -de hecho, es la única certeza total que tenemos acerca de nuestro futuro- todos lo sabemos, pero nadie parece tomárselo muy en serio. En la mayor parte de la gente hay una sensación de que cuenta con una cantidad inagotable de tiempo y por ello,  resulta común postergar asuntos como viajar, resolver conflictos con aquellos a quienes hemos amado, dedicar tiempo a aquello que verdaderamente nutre nuestra alma.


Bronnie Ware es una enfermera australiana que se ha dedicado a ofrecer cuidados paliativos a personas en estado terminal. En su libro «Los cinco mandamientos para tener una vida plena», describe el fabuloso estado de claridad que manifiestan las personas que se acercan a la muerte y recopila la sabiduría de sus enseñanzas.

«Cuando les preguntamos acerca de cuáles eran sus arrepentimientos o qué hubeiran hecho de manera distina, temas comunes aparecieron una y otra vez» -dijo Bronnie- estos son Las 5 cosas que la gente lamenta antes de morir:

1. Desearía haber vivido la vida que yo deseaba y no la que otras personas esperaban de mí.
Este fue el arrepentimiento más común. Cuando la gente se da cuenta de que su vida está por terminar, se da cuenta de cuantos sueños han quedado sin realizarse. La mayor parte de las personas no había honrado ni la mitad de sus sueños y tuvo que morir sabiendo que no cumplió sus sueños debido a elecciones propias. La salud nos brinda una libertad de la que muy pocos son conscientes, hasta que la pierden.

2. Desearía no haber trabajado tanto
Este fue un arrepentimiento expresado por todos los hombres que fueron entrevistados. Todos hubieran deseado haber pasado más tiempo con las personas que amaban y haber tenido la claridad para darse cuenta de que sus necesidades financieras no eran tantas ni tan apremiantes como siempre les parecieron. No muchas mujeres expresaron lo mismo, debido a que las entrevistadas pertenecían a una generación en la que pocas de ellas se dedicaron mayormente al hogar; sin embargo, esto varía en nuestros tiempos. A veces la vida, parece una carrera inagotable por obtener dinero y parece, que al final de la vida, la satisfacción esperada no suele aparecer.


3. Desearía haber tenido el valor de haber expresado más abiertamente mis sentimientos

«Muchos de ellos suprimieron sus verdaderos sufrimientos con el propósito de evitar el conflicto y conservar la paz en sus relaciones. Como resultado, se conformaron con una vida mediocre  y nunca se convirtieron realmente en las personas que tenían el potencial de ser. Muchos de ellos desarrollaron enfermedades relacionadas a la amargura y el rencor que experimentaban».

Pero no sólo es común dejar de expresar aquello que consideramos negativo, sino que también, es común escatimar la importancia de expresar sentimientos como gratitud, amor, apreciación y reconocimiento a quienes nos rodean.

4. No debí haber perdido contacto con mis viejos amigos, desearía haber pasado más tiempo con ellos


Poco antes de morir, gran parte de los enfermos terminales se lamenta por no haber cultivado sus relaciones de amistad. Es hasta entonces que se aprecia el verdadero valor de esos vínculos y uno se da cuenta de cuan concentrado estuvo en objetivos que fueron disolviendo aquellas relaciones que se echan de menos.


«Cuando te tienes que preparar para aceptar tu propia muerte, todas las preocupaciones materiales pierden sus sentido. Lo único que queda al final es el amor que se haya dado y el que se haya recibido.»

5. Desearía haberme permitido ser más feliz
Este fue también uno de las arrepentimientos más comunes. Y es que es hasta el final de la vida que muchos se dan cuenta de que la felicidad es una elección.

El temor a la crítica y el temor a lo desconocido, fueron razones comunes entre los entrevistados para no haber emprendido desafíos, riesgos y decisiones que acarrearan mayor plenitud a su vida. Varios expresaron empezar a notar la importancia de actividades como cantar, bailar, reír y el deseo de no haber quedado sometidos por la necesidad de obtener seguridad en lo conocido.

Parece también, que hacia el final de la vida, muchos dejaron de otorgarle importancia a la opinión de los demás y a cumplir con los convencionalismos.

¿De qué se arrepentirá cada uno de nosotros hacia el final de nuestras? ¿Qué estamos a tiempo de elegir y cambiar para traer más plenitud a nuestras vidas? Todas estas reflexiones son parte de…

La Tarea Terapéutica:
Imagina que recibes la noticia de que cuentas sólo con un dos años más de vida… ¿Cómo utilizarías ese tiempo? ¿Qué legado te gustaría dejar? ¿Con qué personas te encontrarías y qué te gustaría expresarles?
Escribe al respecto y después… ¡Ponte en acción!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sesión 3 | Momisattva

Sesión 3 | Momisattva Mi cuenta Anterior Siguiente MOMISATTVA Prácticas transformadoras para mamás ocupadas Un curso de: Paola Abán

To access this post, you must purchase MOMISATTVA.

Seguir Leyendo »